Reiniciar contraseña

Tus resultados
2 abril, 2020

3 ejemplos de Pop-Up Stores que han dejado su impronta

El mundo de las pop-up stores es infinito y nunca deja de sorprender. Cada año las marcas apuestan por nuevas ideas para llevar a cabo y experiencias que refuercen su relación con los consumidores. Te dejamos aquí 3 ejemplos de pop-up stores que han dejado su impronta y han revolucionado el mercado del retail. Encuentra inspiración para tu próximo pop-up y lleva a cabo tus sueños.

  • Louis Vuitton

 
Louis Vuitton es una marca conocida no solo por sus productos, si no también por sus colaboraciones con artistas para la creación de sus escaparates y pop-up stores. Además de ofrecer productos atemporales que perduran en los años, ha logrado actualizar su imagen gracias al impacto que generan sus acciones de marketing.
 
Una de sus pop-up más relevantes fue la montada en Nueva York para presentar la temporada de Otoño/Invierno 2019 para hombres. Con un diseño totalmente disruptivo, han creado un espacio completamente verde. Sí, completamente porque desde la acera se pueden ver bolsas de basura, una bicicleta y un buzón de correos color verde neón, un detalle que capta la atención de quienes pasan por allí.

escaparate pop up store louis vuitton

buzon color verde

La tienda por dentro sigue con la estética del verde hasta en el más mínimo detalle, menos en los productos que están a la venta. Otro detalle que ha tenido en cuenta la marca para dar aun mas importancia al producto que promocionan.

estante tienda

Esta pop-up nos permite ver que en términos creativos no hay límites, incluso las grandes marcas juegan con iniciativas que estimulan los 5 sentidos y generan recuerdo.

interior pop up store louis vuitton

  • “The life of Pablo” Pop-Up

En segundo lugar, hemos elegido la pop-up store de Kanye West para vender merchandising de uno de sus discos. La marca ha montado 21 pop-ups en ciudades diferentes de todo el mundo. Lo interesante de este caso no solo es el montaje si no el nivel de engagement logrado y la experiencia que ofrecía cada tienda. A nivel conceptual lograron un gran resultado.

Cada tienda abrió por 2 o 3 días y vendían mercancía que no se podía comprar en ningún otro lado. Un dato no menor ya que esto genera aun mas exclusividad y aumento del deseo de compra. Si hubieras querido ir a visitar la pop-up no era necesario guiarte por un GPS ya que las largas filas de adolescentes que se armaron afuera eran indicación suficiente para indicarte donde estaba ubicado.

escaparate pop up life of pablo

Muy acorde al estilo disruptivo y provocador del diseñador y artista, la pop-up no contaba con ningún cartel llamativo en el exterior. Al igual que por dentro, los locales elegidos eran espacios diáfanos blancos, algunos de estilo underground, con percheros sobre las paredes con el producto. En términos de diseño se limitaron a vinilar las paredes con palabras con su tipografía, uniformar a los empleados para seguir con la línea y mantener el minimalismo espacial.

pop up life of pablo

Otro detalle a tener en cuenta en la experiencia propuesta fue que se limitó a los clientes a comprar únicamente 3 items de cada pieza en particular para evitar las ventas de segunda mano. Además, cada cliente tenía que marcar su orden de compra en un papel para luego contar con 2 minutos para terminar su compra. Y para culminar este extravagante sistema de compras, cada tienda permitía 3 personas al mismo tiempo dentro.

pop up life of pablo

Estos datos curiosos nos dejan ver que para generar impacto en una tienda efímera y consolidar la relación con nuestros clientes no hace falta una inversión enorme en producción gráfica. Más bien, un concepto lo suficientemente potente que sirva de conector en toda la experiencia.

  • Lush

La marca de cosmética artesanal abrió su primera pop-up en Canadá para la Navidad de 2019. Su motivo principal fue conocer el mercado en la zona de Moncton para poder abrir a futuro una tienda permanente. Otro caso de como su pop-up store ha dejado una impronta.

pop up store lush

Para incentivar a los consumidores, esta colorida marca montó una gran carpa en el bosque con laterales transparentes para permitir la visión hacia el interior de la tienda. A nivel de producción escenográfica se utilizaron todos sus productos que son ya visualmente muy atractivos dados los colores, formas y texturas. Las estanterías se llenaron de ediciones limitadas y productos mejor vendidos. La experiencia de la mano del visual merchandising creó un recorrido sensorial único.

interior pop up store lush

Su lema principal fue promover una “Navidad-ética” a través de sus productos que no requieren packaging, además de colaborar con una ONG con las ganancias de una de sus líneas de lociones corporales.
El ayuntamiento de la ciudad mostró también gran interés en la organización de esta pop-up ya que atrajo compradores de pueblos cercanos, lo que desembocó en movimiento comercial y despertó el interés en otras marcas para lograr un centro comercial más activo.

A través de estos casos de éxito, podemos conocer en profundidad diferentes maneras de encarar un proyecto de una pop-up store. Ya sea basándonos en un concepto contundente como hilo conector, utilizando una producción gráfica llamativa, o incluso nuestros propios productos como decoración principal. Todo depende del mensaje y valores que se quieran transmitir.

¡Ahora te toca a ti, elige el espacio ideal para llevar a cabo tu próximo proyecto pop-up!

Dejar un comentario

Tu email no será publicado

  • Categorías