Reiniciar contraseña

Tus resultados
16 julio, 2020

Cómo crear una pop-up experiencial memorable

pop up store experiencial memorable

Es cierto que todas las pop-up stores son efímeras pero las mejores son las que perduran en el tiempo incluso hasta después de haber terminado. No hay iluminación de neón, merchandising o interiores coloridos suficientes como para convertir una pop-up básica en una que realmente cautive a los visitantes. Entonces, ¿qué se necesita para crear una pop-up experiencial memorable?

Conectar con la causa

Las pop-up stores son un buen recurso para que marcas trabajen en conjunto con asociaciones benéficas para apoyar una causa. Además de los beneficios sociales, estas colaboraciones ayudan a construir una identidad de marca más fuerte, dejando de lado el mercantilismo e introduciéndolos en una comunidad. Un ejemplo puede ser la pop-up store de Kenzo para mejorar la situación de los fondos marinos. Fue una iniciativa del proyecto Blue Marine Foundation que lucha por “el descenso de la vida marina es uno de los mayores problemas mundiales, pero con tu acción y apoyo, en cuestión de 20 años esta crisis podría reducirse “.

La importancia de ser local

Una de las pop-up store de Nike en Chicago es tan local que estarías perdonado si lo confundes con bar de tu propio barrio. Y ese es el punto.
Como parte de su campaña “Chicago-Style” la marca transformó un emblemático restaurante de perritos calientes en una manifestación real del comedor que aparece en su anuncio. Para rendir homenaje a algunos de los íconos y momentos deportivos más emblemáticos de la ciudad.
Las actividades emergentes organizadas, incluían fiestas de observación de deportes, meet & greet, y entrega de mercancías, y por supuesto, la oportunidad de comer un perrito caliente y patatas fritas.
El restaurante de Nike en Chicago es el ejemplo perfecto de cómo crear una campaña de marca que se conecte con un público local. Conocido como “geolocalización”, el alejamiento de las pop-up experienciales hacia las que tienen ubicación local muestra que hay más hilos en la historia de una marca de lo que podría pensar.

La experiencia multisensorial

No experimentamos con nuestros ojos, sino con todo nuestro cuerpo. Para conectarse realmente con el público, una pop-up store necesita evocar tantos sentidos como sea posible. Esto significa ir más allá del simple diseño de tienda hacia la creación de un evento multisensorial, una experiencia que cautiva e intriga de principio a fin. Ya sea en sus tiendas emergentes o tiendas insignia, las marcas están considerando cada vez más lo que sentirán sus clientes al atravesar sus puertas.

Un buen ejemplo es el de Perrier que hace unos años, ha montado una pop-up shop de una forma social y multisensorial. The flavour studio, se convirtió en un autentico laboratorio de la marca; a nivel de experimentación creativa, pero sobre todo de escucha del cliente. Además, al generar esta experiencia, de creatividad, de felicidad, automáticamente se genera una emoción. Esta emoción llevará asociado un recuerdo y una conciencia de uso; que repercutirá a su vez en la notoriedad de marca.

No hay una fórmula mágica para hacer una pop-up store significativa. Después de todo, lo que se conecta con algunas personas puede pasar por alto a otras. Pero ciertamente hay formas de inyectar más empuje en una experiencia. Centrarse en los sentidos, conectarse con una causa y personalizar un espacio para su audiencia, todo trabaja en pos de brindar a tu pop-up poder de continuidad.

Dejar un comentario

Tu email no será publicado

  • Categorías